El no tener un espacio adecuado para trabajar, ha hecho que la ciática, cervicalgia, lumbalgia y la retención de líquidos sean comunes en nuestro día a día. Aquí te presentamos algunos consejos para evitar el dolor.

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!

November 18, 2020 4 min read

El habilitar un espacio para trabajar desde casa en estos nueve meses de aislamiento ha representado un reto importante para nuestra salud y es que permanecer sentado por horas en una silla que no es tan cómoda, no es lo mejor… ¿Has pensado alguna vez en cambiarla? ¿Has tenido malestares en el cuerpo?

El trabajar desde casa implica pasar más de ocho horas frente a la computadora, lo que ha derivado en un aumento considerable de casos que involucran los siguientes padecimientos:

Ciática. Este dolor aparece cuando una hernia de disco o un espolón en la columna vertebral presionan el nervio provocando malestar desde la parte inferior de la espalda pasando por la cadera y llegando hasta la parte posterior de una o ambas piernas. Este dolor es tan molesto, que provoca limitación en el movimiento.

Cervicalgia.  Este dolor es uno de los más comunes y si has terminado tu jornada laboral sobándote el cuello, es probable que lo padezcas. A pesar de que este malestar no siempre es de gravedad, es molesto y es resultado del sobreesfuerzo de los músculos del cuello, especialmente si la mesa en la que trabajas es mucho más alta que tu silla.

Lumbalgia. Este malestar físico se manifiesta a lo largo de la columna vertebral, especialmente en la parte baja de la espalda y su dolor puede ir de moderado a incapacitante. Este aparece especialmente cuando nos mantenemos encorvados por más de ocho horas, y al no mantener una posición correcta, podemos incluso generar presión en los nervios espinales y distensión (estiramiento) muscular que incluye dolor e inflamación.

Retención de líquidos. Al limitar nuestra movilidad, no hidratarnos correctamente y llevar una dieta alta en sal, nuestro cuerpo tiende a retener líquidos generando hinchazón y dolor.


Depositphotos.com

El remedio

Seguramente te has idenfificado con alguno de estos padecimientos. Aquí te presentamos algunos ás algunos consejos funcionales para reducirlos.

Camina 10 minutos por cada hora que pases sentado. Este punto es muy importante, ya que así permitirás que tu circulación fluya mejor y que el cuerpo no entre en tensión por permanecer en una misma posición tanto tiempo.

Presoterapia. Si estás reteniendo líquidos, la presoterapia te ayudará a eliminar las toxinas a través de la orina. Este tratamiento consiste en introducir tus pies en unas botas neumáticas que ejercen presión por aire por un periodo de 15 minutos donde se trabajan cuatro zonas de las piernas:  cadera, muslo, pantorrilla y planta del pie.

Estírate. Antes de iniciar tu jornada laboral te recomendamos realizar ejercicios de estiramiento, de esta manera podrás despertar a tus músculos, especialmente si pasas de tu cama a tu zona de trabajo. Existen videos en Youtube que te darán los pasos necesarios para estirar desde tus dedos hasta el torso y el cuello.

Adapta tu zona de trabajo. Este paso es elemental, ya que pasarás muchas horas de tu día en este espacio. Si es necesario, realiza algunos ajustes a tu silla y a tu respaldo, puedes acomodar cojines que te obliguen a enderezarte e incluso a elevar la altura de tu asiento para estar mucho más cómodo a la hora de postrarte frente a la computadora.

Crioterapia localizada. Si has detectado que el dolor persiste y que cada vez es más molesto trabajar, una opción es la crioterapia localizada. En Cryomx, un concepto innovador de wellness, puedes encontrarlo: consiste en la aplicación de gas de nitrógeno líquido en un periodo de entre seis y ocho minutos a -90 grados.  Esta terapia te ayudará a desinflamar cuello, espalda, brazos, manos y cadera, dependiendo la zona de tu elección.

Teniendo en cuenta estos consejos y una vez que hayas detectado tus malestares, es momento de poner manos a la obra y empezar a cambiar nuestros hábitos laborales desde casa. No esperes a que el malestar se vuelva insoportable y crónico.

Fuente

Deja una respuesta