Próxima supertormenta solar provocaría el apocalipsis de internet, continentes enteros quedarían incomunicados

Próxima supertormenta solar provocaría el apocalipsis de internet, continentes enteros quedarían incomunicados

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Uncategorized
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Un nuevo estudio afirma que la próxima supertormenta solar que azote a la Tierra podría detonar lo que llaman el ‘apocalipsis de internet’. Según Sangeetha Abdu Jyothi, profesora adjunta de la Universidad de California en Irvine, esto resultaría catastrófico para las comunicaciones a nivel global.

Sangeetha Abdu Jyothi vía Twitter

En la investigación, presentada en SIGCOMM 2021, la conferencia anual del Grupo de Interés Especial en Comunicación de Datos de la ACM, la especialista explicó que la infraestructura submarina de internet sería muy vulnerable a una futura tormenta geomagnética.

El campo magnético de la Tierra protege a los humanos del viento solar, formado por partículas cargadas de electricidad procedentes del Sol. Este magnetismo desvía el viento solar hacia los polos del planeta y creando la hermosas auroras boreales.

Cada 80 a 100 años, estos vientos llegan a convertirse en supertormentas solares y su corriente puede dañar los conductores largos, por ejemplo, las líneas eléctricas, señaló el estudio.

¿Por qué sería el ‘apocalipsis de internet’?

“Lo que me hizo pensar en esto, es que vimos lo poco preparado que estaba el mundo ante la pandemia. No había ningún protocolo para afrontarla con eficacia, y lo mismo ocurre con la capacidad de recuperación de Internet”, dijo Abdu Jyothi a la revista Wired.

La infraestructura de internet consiste, en esencia, en líneas de fibra óptica de larga distancia y cables submarinos conectados a repetidores. Todos son elementos vulnerables ante una tormenta solar de gran magnitud.

“En los actuales cables de Internet de larga distancia, la fibra óptica es inmune al GIC. Pero estos cables también tienen repetidores alimentados eléctricamente a intervalos de ~100 km que son susceptibles de sufrir daños”, explicó Jyothi.

Los repetidores se colocan cada 50 a 150 kilómetros para mantener la fuerza de la señal en grandes distancias. Si uno de los repetidores falla, todo el cableado deja de funcionar, cortando las conexiones intercontinentales.

“Nuestra infraestructura no está preparada para un evento solar a gran escala. Tenemos un conocimiento muy limitado de cuál sería el alcance de los daños”, agregó la profesora.

Los transformadores en la superficie pueden sustituirse en días o semanas para restablecer el suministro eléctrico. Sin embargo, colocar nuevos cables submarinos puede llevar meses, sin mencionar que lo más probable es que fallen varios a la vez.

Así, grandes regiones y hasta continentes enteros quedarían desconectados de internet por un largo período de tiempo.

En el documento, Abdu Jyothi afirma que el impacto económico de una interrupción de Internet se estima en más de 7,000 millones de dólares al día, sólo en Estados Unidos. “¿Y si la red no funciona durante días o incluso meses?”, sentenció la investigadora.

Otras supertormentas solares catastróficas

En promedio, cada 100 años ocurre una erupción solar masiva, como las que azotaron la Tierra en el siglo XIX y principios del XX.

Las últimas grandes tormentas solares ocurrieron en 1859 y 1921. La primera fue conocida como el ‘Evento Carrington’, ya que la alteración geomagnética fue tan grave que los cables de telégrafo estallaron en llamas. Además, se vieron auroras boreales cerca de la Colombia ecuatorial, cuando normalmente solo son visibles cerca de los polos del planeta.

Luego llegó La Gran Tormenta de mayo de 1921, cuando la actividad geomagnética intensificó las corrientes eléctricas a través de líneas telefónicas y telegráficas, calentándolas hasta el punto de combustión. Es decir, que las centrales de telégrafos y de teléfonos, así como varias estaciones eléctricas y líneas ferroviarias, estallaron en llamas en todo el mundo.

Fuertes corrientes interrumpieron los sistemas telegráficos en Australia, Brasil, Dinamarca, Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos. El Ottawa Journal informó que muchas líneas telefónicas de larga distancia en Nuevo Brunswick fueron quemadas por la tormenta.

Fuente

Deja una respuesta