Sam Bankman-Fried es el multimillonario menor de 30 años más rico del mundo. Así hizo su fortuna ‘el nuevo Mark Zuckerberg’.

Sam Bankman-Fried es el multimillonario menor de 30 años más rico del mundo. Así hizo su fortuna ‘el nuevo Mark Zuckerberg’.

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Uncategorized
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Quizá hoy no te suene mucho el nombre de Sam Bankman-Fried, pero ya hay quienes lo llaman ‘el nuevo Mark Zuckerberg’. Con un patrimonio neto de 22,500 millones de dólares, este año se convirtió en el multimillonario menor de 30 años más rico del mundo. Solo el creador de Facebook había logrado amasar una fortuna de ese nivel a una edad tan temprana.

Sam Bankman-Fried vía Facebook

Con solo 29 años, Sam Bankman-Fried llegó al puesto número 32 en la lista de personas más ricas el mundo de la revista Forbes. También tiene el orgullo de ser la persona más rica en el mundo de las criptomonedas, superando por mucho a Brian Armstrong de Coinbase (10,200 mdd), a los famosos gemelos Winklevoss de Gemini (4,300 mdd cada uno) y a Vitalik Buterin, cocreador de Ethereum, quien ya ni siquiera figura en el ranking.

El joven multimillonario ha construido su fortuna con una serie de inversiones estratégicas en criptodivisas, primero como comerciante y ahora como fundador y CEO de FTX, un exchange de activos digitales que permite comprar y vender tokens como Bitcoin y Ethereum.

Más allá de su fortuna y logros, Bankman-Fried se convirtió en multimillonario casi sin querer.

“Me involucré en las criptomonedas sin tener idea de lo que eran las criptomonedas. Parecía que había muchas buenas operaciones por hacer”, reconoció el CEO de FTX en entrevista con Forbes.

Guiado por la idea de “ganar para dar”, su meta es obtener la mayor cantidad de dinero posible para, en un futuro, poder regalarlo al estilo de Robin Hood, aunque no ha especificado cómo o a quien.

Otro detalle que hace de este magnate un personaje interesante es que, irónicamente, no cree en las criptodivisas. Incluso afirmó que renunciaría a las criptomonedas si pudiera ganar más dinero haciendo otra cosa, como vender jugos de naranja, cita el mismo medio. 

¿Cómo hizo su fortuna Sam Bankman-Fried?

El ahora multimillonario es hijo de dos profesores de derecho de la Universidad de Stanford, se graduó de una secundaria privada del Área de la Bahía de California y en 2014 terminó la obtuvo la licenciatura en Física en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Durante la universidad, Sam pasó más tiempo jugando videojuegos que estudiando, y estaba más interesado en la moral y la ética que en la ciencia. “Hubiera sido genial si yo fuera más hippie y menos científico”, confesó alguna vez.

“Soy (in)famoso por jugar League of Legends mientras estoy en llamadas telefónicas. También intentaré evitar reiniciar mi RAM si es posible. Una ventaja extra de las ‘bean bags’: si duermo en la oficina, mi mente permanece en modo de trabajo y no tengo que recargar todo al día siguiente”, escribió Sam Bankman-Fried en Twitter.

Bankman-Fried es vegano y tiene un fuerte enfoque altruista inspirado por figuras como el filósofo de Princeton Peter Singer y Dustin Moskovitz, cofundador de Facebook. Tras graduarse del MIT consiguió trabajo en la firma financiera Jane Street Capital con un salario de seis cifras, parte del cual donaba a causas filantrópicas.

El ahora CEO de FTX puso su mirada en las criptomonedas en 2017, cuando Bitcoin tuvo su primer gran alza al pasar de 2,500 dólares a casi 20,000 dólares por token en solo seis meses. Sam vio la oportunidad de comprar Bitcoin en Estados Unidos y venderlo en Japón por hasta un 30% más.

A fines de ese año, el joven renunció a su empleo, tomó un millón de dólares que tenía ahorrados y consiguió otro millón con préstamos de amigos y familiares. Con esa inversión fundó Alameda Research, una empresa de comercio cuantitativo, dedicada a crear estrategias basadas en cálculos matemáticos para identificar oportunidades de negocio.

Junto con otros recién graduados, se instaló en un Airbnb en Berkeley, California, y comenzó a trabajar en el arbitraje. Para enero de 2018, la pequeña startup movía hasta 25 millones de dólares en Bitcoin al día, pero pronto se frustró porque no podía convertir el yen japonés a dólares rápidamente.

Y entonces fundó FTX, su propio exchange de criptomonedas…  

En 2019, tomó parte de las ganancias de Alameda Research y recaudó 8 mdd con algunas firmas de capital de riesgo para fundar FTX, su propia empresa de intercambio de criptomonedas. 

En sus inicios, FTX operaba desde un WeWork en Hong Kong con solo una docena de colaboradores. El nuevo exchange creció tan rápido, que pronto alcanzó una valoración de 18 millones de dólares y vendió una parte a Binance por alrededor de 70 mdd. Sin embargo, en julio de 2021 recompró la participación de 15% de Binance en FTX por 2,300 millones de dólares.

En septiembre pasado, Sam mudó su sede a las Bahamas y, dado que los costos generales de la empresa son muy bajos, sus márgenes de ganancia son altos: cerca del 50%.

En el último año, FTX obtuvo ingresos casi libres de riesgo por 750 millones de dólares y ganancias por 350 mdd. Al mismo tiempo, Alameda Research obtuvo ganancias por 1,000 millones de dólares en 2020.

A pesar de sus intenciones altruistas, Bankman-Fried solo ha donado 25 millones de dólares a causas como el registro de votantes, la mitigación de la pobreza global y la seguridad de la inteligencia artificial. Tal cifra representa apenas el 0.1% de su fortuna, dejándolo como el miembro menos caritativo del índice Forbes 400.

Sam asegura que “hay mucho trabajo por hacer”, ya que “las donaciones importantes no son una meta a corto plazo, son a largo plazo”.

“Hay un mundo amplio afuera, pero no deberíamos pensar que las criptomonedas serán el terreno más fértil para trabajar para siempre”, afirmó.

Fuente

Deja una respuesta